jueves, 13 de noviembre de 2008

7

1.Linquea al que te ha tagueado y pon estas normas en tu blog.
2.Comparte 7 hechos sobre ti en tu blog, algunos al azar, otros curiosos.
3.Taguea a 7 personas al final de tu entrada dejando sus nombres y los enlaces a sus blogs.
4.Hazles saber que han sido tagueados dejando un comentario en sus blogs.
5.Si no tienes 7 amigos, o si alguno ya fue tagueado por otro, entonces busca a algún extraño insospechado.

Desde Sisterboy Drama se me taguea para seguir esta cadena. Leyendo las normas, tampoco me queda claro si los siete hechos deben guardar relación con los 7 pecados, o eso es como en los rumores, en los que la gente va añadiendo detalles que ya nada tienen que ver con la historia original, derivando en una nueva sin relación alguna con la original. El caso es que voy a aprovechar la idea de los pecados como punto de partida para explotar, una vez más mi vena exhibicionista, pues por más que nos neguemos, maldigamos, etc... al final nadie nos obliga a hacer esto. Bueno, en mi caso tengo ahora mismo a un extraño tipo apuntando con una pistola sobre mi cabeza, pero eso no me coacciona en absoluto, eh?

Vamos al tema pues:

1) PEREZA: El mayor de mis pecados, yo no pondré el veredicto, pues admito mi culpa en todos los estados. Podría pasarme días enteros retozando sin más. Incluso divertirme me causa pereza.

2) GULA: Lo único que no me causa pereza, comer aquello que me gusta, fundamentalmente dulces. No tengo medida. Quizás para un plato de verduras me parece tener el estómago lleno, pero luego me pones un pastel delante y este se convierte en un pozo sin fondo.

3) IRA: Mis arranques de ira me anulan, después recapacito, pero tal vez ya sea tarde por mi carácter impulsivo. Digamos que soy de aquellas personas que tienen un "mal pronto". No voy a echar más tierra sobre mi propio tejado, pero se de quienes podrían dar testimonio de ello.

4) LUJURIA: No seré yo quien ventile a los cuatro vientos mi lascivia, pero confieso que la pereza me puede una vez más, y tal vez peque de lujuriosa más de pensamiento que de acción.

5) SOBERBIA: ¿Soberbia YO? ¿Cómo alguien a quien en más de una ocasión acusan de infravalorarse puede pecar de arrogancia? Bueno, pues por contradictorio que suene, se puede. Lo peor de todo es ser un engreído sin méritos de qué presumir, pero he de admitir que, cuando estoy segura (que pocas veces ocurre) de que algo se me da bien, soy de lo más soberbia. Quizás ese punto de inseguridad que me caracteriza sea un mecanismo de defensa para que el resto de la humanidad no me deteste.

6) ENVIDIA: En la mayoría de ocasiones me alegro por los logros y las alegrías ajenas. No soy de las personas que sonríe y por dentro está que rabia, mientras le corroe la envidia, pero, ¿Quien no ha sentido envidia alguna vez? Sólo que lo manifiesto públicamente, pero eso no me hace menos "pecadora".

7) AVARICIA: El menor de mis pecados. Materialmente no soy avara, salvo si se trata de apoderarse de la porción de postre más grande, entonces soy capaz de sacar uñas y dientes, mis ojos voltean y salen de sus órbitas, siguiendo con la mirada cada uno de los movimientos de los comensales, y sin perder de vista el trozo deseado.

Bueno, después de esto, mi imagen seguro que ha quedado mucho más limpia de lo que ya estaba. En resumidas cuentas, soy un encanto de mujer. Algún día hablaremos de los comportamentos humanos en la más estricta intimidad, aquello de lo que nadie se atreve a confesarse pero que, cuando lo ve reflejado en lo ajeno se siente profundamente identificado. O tal vez no, existen fronteras las cuales mejor no traspasar.

Y ahí va la lista de tagueados:

Arual

Lena

Neo

Pilar M Clares

Canichu

Chico Gris

FMOP

No se me enfaden, no están obligados a seguir esta cadena, pero si deciden hacerlo, tengan en cuenta que pueden echar toda la imaginación que quieran en su enfoque.

Y para que llegar hasta aquí el post no os haya parecido una pérdida de tiempo... algo de música:

10 comentarios:

SisterBoy dijo...

En concreto no iba sobre los siete pecados capitales pero que duda cabe de que es un tema que da mucho de sí. Se agradece la sinceridad sobre todo con esos pecados que casi nadie reconoce

canichu dijo...

Recojo el testigo, pero como le prometí a Raúl Quirós que le anunciaría su presentación de este viernes, hasta pasado mañana no podré colgar el resultado. Entretanto, y viendo que te puede la gula, te voy preparando un plato de mi propia cocina por si te pasas por Madrid some day. Saluditos y abrazo.

Pilar M Clares dijo...

Tagueamte, lo que se dice tagueante no sé si lo soy yo mucho, que tengo los armarios, y el mismo escritorio... Te doy las gracias, y desde luego que pongo 7 cosas que nadie sepa, un par de veces a la semana maaasssooooooohmmenoss. Y linkeada te tengo, Pi, por dios.
Y lo que he pensado es que, en la columna de la derecha doy noticias tuyas, pero de tu relato ¿vale? biennnnnnnnn --si se contraviene con ello algún tratado multicultural o ¡de sexismo!, con urgencia me lo dices--Pues a ello voy, que me parece que te he oído decir que sí.

Besicos, gracias guapa

El Impenitente dijo...

El caso es que yo también lo he escrito sobre los siete pecados capitales. Da mucho juego.

¿Y no te da pereza tener esos prontos tan iracundos?

SisterBoy dijo...

Te envidio que te de pereza la ira

canichu dijo...

hala, ya está el Meme hecho. Cuídeseme señorita. Besín.

Vargtimen dijo...

Vaya, eres muy sincera reconociéndote culpable de tantos pecados. Pero no creo que con un trabajo, un niño pequeño y una casa que sacas adelante cada mes, debas sentirte culpable del pecado de la pereza.

Yo sí, que los domingos empalmo la noche con la siesta y la siesta con la modorra vespertina.

3'14 dijo...

Sisterboy, como digo, no reconocerlos no me exime de ellos, aunque reconocerlos tampoco me hace menos pecadora... Soy sincera cuando la verdad no me compromete, cuando pudiera hacerlo, soy más de mentir por omisión. Y con esto ya creo que estoy siendo demasiado sincera... ;)

Canichu, ya mismo voy a leer ese nuevo informe del espía :)

El Impenitente, tengo curiosidad por ver lo que has escrito. Y sí que da juego, sí. En cuanto a tu pregunta, pues verás, mis iracundos prontos no me dan pereza porque precisamente son eso: estallidos imprevisibles a los que no puedo detenerme a reflexionar. Se apoderan de mí con tanta rapidez que no me da tiempo a reaccionar. Para mí que tienen vida propia.

Pilar, jooooooooo que publicidad me has hecho!!! Vamos que ni yo misma podía reconocer que hablabas de mí, eso es exagerado!!! Y crea unas expectativas que en absoluto puede satisfacer mi ejercicio de constancia. Pues lo de la novela por partes no pretende otra cosa que obligarme a ser constante con algo, colgarlo en el blog no tiene otra intención que obligarme a hacerlo porque se que alguna persona, de gran caridad y corazón (porque por otra cosa no me lo explico), espera la siguiente parte. Aunque bueno, acepto con agrado las críticas, sin ellas difícilmente se aprende y en consecuencia se avanza, y si, de pasada, alguien se entreteniene con el relato, mejor que mejor.

Sisterboy (again), con eso, ¿entiendo que también eres iracundo? Aparte de envidioso, jeje

Vargtimen, cuando las obligaciones imperan difícilmente se puede recurrir a la pereza para afrontarlas. Y que conste que me causa gran pereza acudir al trabajo, por no hablar de las tareas domésticas y mi faceta materna (no soy de esas supermamis que todo cuanto hacen lo realizan con una facilidad suprema y se desenvuelven como pez en el agua, llevan un kid de costura, una farmaciola encima, kleenex y toallitas nunca les falta, todo lo contrario, soy una madre que ha tenido que ir aprendiendo sobre la marcha porque desgraciadamente cuando nací, el manual de la madre perfecta se perdió por el camino, eso sí, soy una sufridora nata)
Mi pereza radica más en ponerme en marcha en hacer esas cosas que pueden ser prescindibles o postponerse, dias.. semanas... meses enteros... Como que llevo dos años largos diciendo que tengo que pintar mi piso, o debería tomarme en serio la idea de informarme, ya no presentarme, digo INFORMARME, sobre las posibles oposiciones a las que podría aspirar, pero es que eso es una mezcla letal entre pereza y miedo al fracaso.

Perrear el domingo no cuenta como acto perezoso, es más bien una obligación. Si hasta lo dicen las sagradas escrituras, el séptimo día descansó.

Pareidolia dijo...

serías buena analista, pero espero que no te cobres tanto como cobran por ahí. Hay una canción de Aterciopelados que se titula "mañana", te recordará a la pereza.
El tema de la pereza es sencillo, nos cuesta hacer lo que no nos motiva,sólo es cuestión de darle algún significado que nos guste para hacer aquello que evitamos, pero a veces es tan difícil...
Besicos

Mons dijo...

Según creo yo, el orden de mis pecados, de mayor a menor podría ser:

1) Pereza
2) ... umm ... jaja sólo ese :P Estaría entre Envidia, o Soberbia o Ira... no sé... los 3 son muy suculentos
5) Gula
6) Lujuria
7) Avaricia

Según mi pareja (preguntándole así de "sopetón" y sin que haya leído tu blog antes) los pecados capitales que observa en mí tienen esta clasificación:

1) Pereza
2) Gula
3) Soberbia
4) Ira
5) Envidia
6) Lujuria
7) Avaricia

Curioso el pecado de Gula como alcanza un segundo puesto y yo lo tenía algo rezagado... Da que pensar...

Totalmente en sintonía con lo que comentas en cada uno de los pecados.

Besos guapa!