lunes, 20 de octubre de 2008

III Parte

No sabía en qué momento había dejado de escuchar a aquella tediosa mujer, su mente divagó por sus propios recuerdos. Nunca le dijo que había otra persona, para cuando la aventura tocaba a su fín lo descubrió, entonces ella le reprochó haberle engañado. No preguntaste, se limitó a decir. Y una bofetada dió por zanjado tres meses de devaneo. Mal asunto tener amantes, rumiaba mientras se acariciaba la mejilla al recordar. Al principio es excitante, sin reglas, ni restricciones, sin reclamaciones estúpidas, el sexo por el sexo, dos cuerpos calientes que consuman por el mero placer de follar. No hay presión, sin promesas, sin futuro... Y es por esto que falla, porque una de las partes no acaba de entenderlo y pide más.

Se disculpó y fue al baño. Olía a uno de esos ambientadores baratos que en lugar de camuflar los malos olores se mezclan con ellos haciendo el hedor todavía más pestilente. Un único fluorescente colgado sobre el espejo iluminaba el lugar, su sonido grave y constante y la luz parpadeante anunciaban su inminente fundido. Alrededor del urinario el suelo estaba encharcado por otros meados, para no pisarlos, y debido a la distancia que le separaba de este, contribuyó a su expansión. Fue a parar más fuera que dentro, no sin dejar de entretenerse dibujando círculos, con su imponente chorro, en la pared alicatada. Se lavó las manos, como el dispensador de toallas de papel estaba vacío se las secó frotándolas en el pantalón.

Al salir vió a la mujer de espaldas, con un pie ya en la calle, le acompañaba otra mujer. Esperaba que el detective fuera un hombre. prejuicios. Pensó. Pagó y se marchó de aquel tugurio, todavía no sabía muy bien qué le había impulsado a entrar.

Empezaba a llover. No le gustaba mojarse, pero también detestaba la forma que tiene la mayoría de la gente de echar a correr medio encogida bajo la lluvia como si de ácido en lugar de agua se tratara.

Se resguardó bajo un portal esperando a que el aguacero cesara. Encendió un cigarrillo. –¿Tienes algo suelto?- Le preguntó una mujer esbozando una desdentada y podrida sonrisa. Arrastraba un carro de supermercado. Iba calada hasta los huesos, sin embargo llevaba bien protegido el contenido del carro bajo una gruesa lona impermeable. Hizo ademán con ambas manos de mostrar los bolsillos vacíos de su abrigo. –Bueno, pues dame uno de esos- Sugirió señalando con un gesto facial el pitillo que se estaba fumando y continuó hablando sola- Espero que no te moleste que me lo fume aquí. Con este tiempo si sigo caminando no va a durarme seco ni dos pipadas.

Sin cruzar palabra se alejó. No soportaba la miseria, la pobreza, en cualquiera de su manifestaciones le repudiaba. Prefería mantenerse lo más distante posible. Hacía tiempo que había dejado de ver los telediarios mientras comía. Aquellos niños hambrientos, desnutridos, que tanto gusta mostrar a los medios, le provocaban retortijones. No por lástima, si no porque todas aquellas imágenes le retorcían el estómago, revolviéndole la comida, le daba asco y no podía seguir comiendo. En la ciudad se concentraban una gran cantidad de vagabundos, purria mendigando a los transeuntes, asaltándoles con sus desgracias y dormitando en lugares públicos, implorando por una limosna. Ya pagaba sus impuestos, que el gobierno hiciera el resto.

De repente sintió un fuerte golpe en la cabeza, cayendo por el impacto al suelo, perdiendo la conciencia.

Despertó tumbado boca arriba en un callejón. Había perdido la noción del tiempo. No podía saber con exactitud el rato que había transcurrido, su reloj de pulsera ya no estaba en su muñeca. Tampoco tenía zapatos. Al intentar incorporarse notó un punzante dolor en la parte trasera de su cabeza. Pasó sus dedos sintiéndola húmeda y fría, al mirarse la mano vió que estaba llena de sangre. ¿Qué coño estaba haciendo allí?


¿Cómo prefieres que continúe?


A) Se levanta y va por su propio pie hasta su casa.

B) Alguien le socorre y llama a una ambulancia, que lo traslada al hospital.

8 comentarios:

Lena dijo...

Sigue gustándome tu estilo narrativo. Captas la atención incluso en los detalles descriptivos. Y me gusta con la pausa que realizas bruscos giros.

Opto por la opción A, que por otra parte creo que es la que da más juego.

Un beso.

El Impenitente dijo...

Opción C: De la nada surge Mónica Bellucci que para la lluvia, arregla la dentadura de la vieja, limpia los meados, le devuelve el reloj, le pone siete amantes, una por semana, que no protesten ni pidan ni exijan todo ello mientras canta susurrante el "Un baccio e troppo poco" de la simpar Mina.

Si no, A.

SisterBoy dijo...

Esta vez no me decanto por ninguna de las dos opciones, no me parece que ninguna de las dos lleve a donde sugeria el episodio del golpe en la cabeza. Pero elijo tambien la A. La opción B es más convencional

mons dijo...

Escojo opción A.
Por cierto, tengo una duda: cuando se toca la parte trasera de su cabeza, notando la sangre "húmeda y fría"...
¿No es húmeda y caliente la sangre?
Sácame de esta duda que no me deja dormir, por favor :P

Te kiero!
Besazos

Pilar M Clares dijo...

Pues, claro, la opción A para el personaje parece más apropiada, pero la B abre el relato más, a no ser que "por su propio pie" diera lugar a más pies... ¡La A!

Marina Khalo dijo...

Bueno, me parece que da más juego la opción A. Leía la prensa digital esta mañana y en la sección “Gente y TV” aparecía la siguiente noticia:

http://www.elpais.com/articulo/agenda/novio/falete/simula/propio/secuestro/expres/elpepuage/20081021elpepiage_1/Tes

Salir a la calle por tu propio pie o por el ortopédico siempre tiene más aliciente. Si además tienes un novio que se llama Falete o Pitingo, la invención narrativa está totalmente asegurada.

3'14 dijo...

A todos,¡6 de 6! Así es que, a no ser que de aquí al sábado cambie mucho la cosa, gana la A por mayoría.
El sábado cerramos los teléfonos (que diría la Milá, uix, estoy fatal ya con síndrome GH y todo) las opciones a escoger, quería decir... Y el lunes, ¡nueva entrega!
Mientras, lo más seguro es que deje caer alguna entrada nueva. Las ideas vuelven a inundar mi mente, ahora sólo me falta desarrollarlas.

EL CHICO GRIS dijo...

Yo voto también por la A.