domingo, 8 de febrero de 2009

Canalización anímica

Se detiene a contemplar
una araña recorriendo la pared.
Luego anda hasta la terraza para fumar,
un cigarrillo en soledad,
ante la mirada devuelta de la inmensidad del cielo,
mientras las nubes lo cubren impidiendo
a la luna brillar con todo su esplendor.
Pero lejos de entristecerse
se sume en un profundo ensimismamiento
observando las formas
que dibujan los destellos de su luz.
Y ahora se deja entrever,
y ahora vuelve a desaparecer.
Hace frío en el exterior, pero
tampoco va a encontrar dentro calor.
Sin esperar nada para mañana,
menos para hoy.
El tren que no llega,
que no llega,
lo que no sabe es que hace tiempo descarriló.
Y desespera en la espera,
sin fuerzas ni para matar el aburrimiento,
lamenta la pérdida de la esperannnnnnnnnnzás!
Todo acaba por terminar.






PD: Te Quiero.

5 comentarios:

La pistola de Larra dijo...

Y así pasan momentos que no computas como malos ni buenos, en los que te dejas llevar por todo eso que vaga por la cabeza en el runrun del pensamiento no útil, sí necesario.
Me gustan esos minutos, esas horas de ir y venir en nada concreto.

Un abrazo en el balcón

SisterBoy dijo...

Me gusta la post data :D

3'14 dijo...

Pilar, son momentos agridulces, porque como bien dices son necesarios, pero también existe una parte de nosotros que desea que se desvanezcan rápidamente.
Besos!

Sisterboy, me alegra que te guste, pero espero que también haya sido de tu gusto la canción, que no neesita ni mi recomendación, pues por mértitos propios se sale y se descubre el talento de NV, y tal vez en menor medida mi texto, aunque confieso no estar especialmente orgullosa de él, es elemental en cuanto a su lenguaje, aunque a favor de mí misma diré que por esta ocasión como en tantas otras, lo importante es el contenido por encima de la forma.

Neo dijo...

los trenes se reparan, se cogen autobuses y coches, se camina. =)

3'14 dijo...

Neo, Tu frase me hace pensar en la peli que he visto hoy: Linha de passe. No te digo más por si te apetece verla.