miércoles, 30 de diciembre de 2009

La importancia de la familia

Quedan pocas horas para la cuenta atrás. Pronto habremos completado la primera década del S.XXI
Ya han pasado 10 años desde que entramos en el nuevo milenio y son ya demasiados apocalipsis fallidos a lo largo de la historia como para seguir esperando el fin del mundo tal y como lo conocemos. Aunque para algunos ya haya empezado la amenaza, entre la permisividad del matrimonio homosexual, las adopciones por parte de estos, el aborto (obviamente ya el heterosexual, que aquí pecar, pecamos todos) y el divorcio, la definitiva causa del fin de la familia verdadera... ehem... pues ojalá se cumpla la fatídica profecia y que, para seguir engendrando anomalías de la naturaleza como el propio Rouco Varela, quede, definitivamente exterminada la concepción de la familia como este y sus secuaces tienen entendido. Pero vamos, esta vomitona es producto del calentón inicial, después, todos esos que formamos parte del gran colectivo que configuramos múltiples y diversos modelos de familias alternativas a la tradicional, este último no por ende siempre lo mejor, seguimos respetando a quienes mantienen una estructura familiar con las figuras de padre, madre e hijos. Porque la familia, no sólo es esa combinación, pero sí una de ellas, como tantas otras que existen y, sólo hace falta asomarse a la ventana de la realidad, la auténtica y verdadera y contemplar que la familia va más allá de las convenciones instauradas hasta la fecha.

Como apuntaba en el título del post, la importancia de la familia, no sólo en estas fechas, si no a lo largo de todo el año, tiene un gran peso en la vida de las personas en mayor o menor medida, es por eso que, como es algo con lo que debemos convivir, que mejor que adapatarse al modelo familiar que cada cual encuentre más conveniente. Yo entiendo que la familia es quien te apoya, te cobija y te soporta en los momentos bajos, entonces, ¿Porqué debería asumir que es más importante para mí, por ejemplo, una persona a la cual veo un par de veces al año y por compromiso que con quien día a día convivo y nos ayudamos mútuamente, a la par que el afecto en la misma proporción es mayor? Habrá quien opine que la familia es aquella con la que hay unión cosanguínea o los votos dados en el sagrado y heterosexual matrimonio ante Dios, yo así entiendo un modelo de familia posible, pero como anunciaba en el párrafo superior, no el único. Los demás, nos encontramos con trabas legales, ya no sólo eclesiásticas (o debería especificar: un sector de la iglesia católica) Por suerte y más por el esfuerzo y el trabajo de muchos, día a día se superan vallas y se derriban muros, modificando la ley, y bajo la minuciosa burocracia, se consigue, poco a poco, igualar derechos a otros que los han obtenido por ley natural, no siempre la más justa, bien lo saben los hijos de padres que no han dado el afecto ni cubierto las necesidades básicas que, según la ley natural, deberían haber ofrecido a sus descendientes y sin embargo, estos lo han podido recibir de una familia de acogida, por citar uno de entre tantos ejemplos...

Rubrico todo esto y desde aquí me (son)río de quienes acuñan para sí la defensa por la familia, cuando pienso que, con eso, me ahorran salir a la calle a defenderme, porque aunque ya se que sólo reconocen un modelo de familia, yo, siempre defenderé la familia. Porqué los símbolos no son sino, la forma de un concepto que nosotros les damos.



¡Feliz año nuevo!


6 comentarios:

SisterBoy dijo...

La familia es algo tan privado que nadie debería meterse, la iglesia menos que nadie.

canichu dijo...

pero es que es aún más grave, ya que el modelo de familia católico que defienden en realidad es el modelo matrimonial de la jurisprudencia romana de tiempos en que la religión mayoritaria era la politeista griega... nada que ver con los católicos, salvo que el cristianismo surgiera en aquel contexto cultural hace un par de milenios. Pero, más aún, es misma jurisprudencia romana reconocía el derecho de constituciones familiares diferentes a las de los romanos en aquellos ciudadanos de la república o del imperio cuyas tradiciones, cultura y religión diferían de las propiamente romanas. Claro que cuando se intentó crear una fallida constitución para la UE el sector cristiano europeo quería que uno de los artículos dijera que la bondad, el amor, la cultura, el todo, era propiamente cristiano en europa, y el resto gente que lo imitaba... se les va la cabeza... y los feligreses. Al César lo que es del César... se les olvida esta frase y su contexto.

El Impenitente dijo...

Entonces, la Nochebuena bien. ¿No?

Nosotros (padres, hermanos, cuñados, hijos y sobrinos) nos queremos mucho y somos ejemplares, pero cualquier día de estos terminaremos saliendo en El Caso.

Y ahora unos minutos musicales.

http://www.youtube.com/watch?v=E9O_nxHDZOk

Paco dijo...

Hola Pi, ¡feliz año! Ya sabrás que estoy de acuerdo contigo.

Pilar dijo...

Qué buenos los dos vídeos, por cierto!
Pues con la familia pasa como con los conceptos de patria, o matrimonio o fidelidad, que nos quedan lejanos por ser patrimonio nefasto de esos sectores que describes. La idea de familia para mí es esencial, 8 hermanos, dos hijas, dos matrimonios, montonera de parejas ocasionales, personas que quiero, mis buenos amigos y amigas, todo eso es mi familia, y que me perdonen los olvidados, autores, escritoras que me han dicho tanto, todo eso me lo encuentro cuando a mí me da la gana, y lño nombro como quiero, porque las palabras son de quienes las usamos, de todos y todas, no solo de quienes desean que el mundo siga siempre igual porque les favorece. Con la iglesia he dejado de meterme como con las borrascas noroccidentales. Que hagan y digan lo que quieran mientras respeten los derechos costitucionales y las normas que a trancas y barrancas van evolucionando. Y por cierto, vaya por Rouco y sus secuces los intrasingentes ¡ayer se aprobó en Portugal el magtrimonio homosexual!! yepa, que los jodan.

Para ti mil besos, para tu mundo bonito y cálido, que a veces también siento tan próximo! MIl besos

Vargtimen dijo...

La verdad es que me importa muy poco construir o no un modelo de familia acorde con el católico. Le damos demasiada importancia a la murga que dan con ese tema, cuando la iglesia dice y hace cosas mucho más graves que su defensa de la familia tradicional.
Y en estos temas, ni siquiera es la peor de las religiones, aunque sí la que nos ha tocado en suerte.

Que opinen lo que les dé la gana. Que canten misa, nunca mejor dicho, pero que seamos libres de no escucharlos y construir nuestros núcleos familiares en base a los vínculos que consideremos oportunos, y no a sus convenciones.