martes, 9 de marzo de 2010

La gran nevada del 2010

Efectivamente, ayer Catalunya fue azotada por un temporal de nieve y viento que dejó en toda la comunidad un paisaje similar al de la fotografía... (bueno, esta es la cara amable, la de los coches atravesados en la carretera, los árboles partidos, los miles de paragüas rotos abandonados a su suerte y la escena más representativa al final del mundo que a esta bucólica imagen de postal navideña tengo la suerte de no haber tenido que captarla con mi cámara)

Por aquí estamos bien, aunque ayer era imposible tratar de establecer comunicación con el "exterior" ya fuera a través de los teléfonos móviles, algunos fijos conectados a la red eléctrica tampoco funcionaban correctamente, debido a los intermitentes cortes de luz provocados por vetetuasaberquéproblemastécnicosocasionadosporlanevada y que a estas horas todavía hay más de 200.000 usuarios sin luz en sus domicilios, internet estaba colapsado... Ante este panorama, en mi particular caso y superando estoicamente la aventura polar de escalar hasta el colegio al que asiste mi hijo para rescatarlo y devolverlo sano a casa, decidí dar por finalizada la operación "bajolanieve" y mantenerme encerrada en mi casa/bunker con la tranquilidad de tener provisiones para sobrevivir unos cuantos días sin necesidad de salir a la calle.

Me senté como una abuelilla junto a la ventana para contemplar como caían copos de nieve del tamaño de mi puño y pensar en toda la gente atrapada en la carretera, trenes y/o lugares de trabajo etc... sin la posibilidad de llegar a sus casas esa noche por lo menos... Gracias a los resolutivos planes de emergencia que se dispararon a primera hora de la mañana (modo ironía)

Ya sabemos que la situación no iba a durar semanas, ni tan siquiera días, a lo sumo entre 24 y 48 horas estaría la cosa controlada, pero mientras tanto, la población se sumía en el caos... Y es que no estamos preparados para nada. A la que nos salimos un poco de lo habitual la situación se desborda y la desorganización reina... Mossos sin saber poner las cadenas en los propios coches patrulla... la misma comisaría sin luz ni comunicación telefónica... las máquinas quitanieves... ¿Ah, pero existen? Sin dar señales... Las previsiones y los protocolos de emergencia establecidos cuando el temporal remite, en lugar de actuar con cautela y anticiparse a lo que ya se había previsto que iba a suceder...

No quitaré la razón a quienes consideran que la ciudadanía también posee un alto grado de inconciencia e irresponsabilidad al no escuchar las advertencias y evitar muchos de los desplazamientos innecesarios que se cometieron, pero, en mi opinión, sabiendo las lamentables instalaciones que disponemos, tanto eléctricas, ferroviarias y viarias con las que contamos, a parte de procurar reparar este problema para que en futuras similares situaciones no se paralice medio país, se hubieran abastecido las carreteras con sal, e incluso cerrar determinadas vías que se sabía iban a ser peligrosas, la gente, no hubiera tenido otra opción que dar media vuelta y volverse a casa, pues si uno llama al trabajo diciendo que por precaución no va a desplazarse hasta allí, tal como corren los tiempos, es más que probable que esa persona se gane muchos puntos para estar en lo alto de la lista de primeras bajas en caso de despidos, si por el contrario, el acceso es materialmente imposible la responsabilidad es ajena a uno mismo...

Pensaba yo que, sin ir tan lejos como muchos apuntan: que si en Finlandia o Polonia este caos no sucede sólo porque nieve... los conpatriotas del centro peninsular, acostumbrados a este clima durante los meses de invierno, se estarán descojonando de nosotros, los avanzados del noreste ibérico... Y es que motivos no les falta para la mofa.

7 comentarios:

Vargtimen dijo...

Nieva una tarde y se monta el caos. Así de preparados estamos. La verdad es que fue genial, a mí me pilló en el trabajo y los campos de alrededor estaban completamente blancos. Estuvimos a punto de quedarnos atrapados como en "Viven"; yo ya estaba seleccionando a cual de mis compañeros hincarle el diente primero.
Y en mi antiguo trabajo, en la montaña a las afueras de Badalona, se quedaron completamente aislados. Puedo imaginarme a mi jefe en plan Nicholson en "El resplandor" persiguiendo a mis compañeros con un hacha. Estoy deseando que vuelva a nevar.

El Impenitente dijo...

Los mismos que ahora critican la falta de previsión y de medios considerarían un despilfarro que tuviésemos unos medios antinevada similar a los finlandeses o a los siberianos. Pero esto ni es Finlandia ni es Siberia y nieva una vez cada mil años. Nos rasgamos todos las vestiduras un poco y mañana, cuando no quede ni resto de la nevada, pues ya encontraremos algo para quejarnos, para escandalizarnos y para rasgarse las vestiduras.

Personalmmente creo que hiciste lo mejor: contemplar la nevada y disfrutarla, algo que ni los siberianos ni los finlandeses son capaces de hacer.

Arual dijo...

Cataluña sumida en el más absoluto caos... excepto aquí en Terres de l'Ebre donde sólo vimos la nieve de lejos en las montañas del Ports, qué putada!! Con las ganas que tenía yo de ver una nevada de verdad.

progre dijo...

excepcional si, pero el "despilafarro" es imprescindible cuando hoy 10 de marzo todavía hay miles de personas incomunicadas, atrapadas en urbanizaciones, carreteras etc

SisterBoy dijo...

Siendo honestos no se puede uno preparar para algo que sucede cada cincuenta años

progre dijo...

13 de marzo, 40.000 personas siguen sin luz...

Pilar dijo...

La sociedad del bienestar se resquertaja en cuanto se la saca de los papeles oficiales. Mientras los ayuntaientos están, por ejemplo, hoy desordados dándole curso a las documentaciones de ayudas a la construcción -plan E-, surge un acontecimiento imprevito y nadie sabe qué hacer, de qué partida sacar la ayuda, con qué recursos humanos contamos, por dónde empezar. Vivimos en una socieda ficticia y espejo, la imagen ha sustitutido a la realidad. Increíble que una comunidad tan "civilizada" ofrezca este espectáculo de carecer de lo básico.
Preciosa esa imagen del refugio en tu propia casa, ver caer los copos, sentirte segura con lo propio, una gran suerte esa, afortunada mirada la tuya.
Mil besicos, que llega la primavera!