viernes, 23 de julio de 2010

Amigos...

Hoy, mientras hablaba con un amigo, este me ha hecho una pregunta directa en referencia a mi persona, podría haberse tratado de cualquier cosa, gustos, fobias, experiencias pasadas, intereses futuros... la pregunta en si es completamente intrascendente. Lo que me lleva a la reflexión es lo que ha sucedido después. Cuando ya dabamos por zanjada la conversación, este me ha dicho: “Bueno te dejo con esta pregunta: ¿Porqué cuando te he preguntado por tus alergias, tú no has correspondido haciendo lo propio?. Y entonces me he quedado pensando sobre ello... Lo primero que me ha venido a la cabeza es que soy muy egosita (autoinculparme se me da tan bien...), me he visto como un ser egocéntrico al que más bien le importan poco sus amistades... Pero luego, me he dicho, ¡no mujer!, claro que me importan..el que en ocasiones no me muestre interesada en conocer determinada información, no significa que esa persona no me importe... al igual debería ser más diplomática y saber cómo interactuar en cada instante con los demás... pero, ¡joder! Eso es agotador, y más si se trata de un amigo pues...las formas y los buenos modales a veces están de más, ¿no? Que sí, que es a quienes más hay que cuidar, a los que realmente importan, y la mayoría del tiempo estamos más preocupados por quedar bien con el resto del mundo, gente a la que sí no importamos una mierda, y para que engañarnos, tampoco a nosotros ellos... que quien verdaderamente lo merece...
Por otra parte... luego me ha venido la más inquietante de las preguntas internas... ¿Y si yo no le importo un carajo y me había hecho la pregunta inicial con la intención de que yo se lo preguntase también y explicarme sus múltiples alergias?? ¿Y si en el fondo lo único que mi amigo desea es saciar sus necesidades individuales?¡Puto egoista de mierda! (ainsssss debo aprender más a echar la culpa siempre a los demás, que a gusto se queda una)



9 comentarios:

Arual dijo...

A mí siempre me ha pasado que con las persona que más me importan me cuesta interactuar, y no me malentendáis, a ver no es que no pueda relajarme con la familia y los amigos, que lo hago, en cierto modo, a mi modo, pero siempre cuido mis palabras por si pueden molestarles porque eso me incomdaria y me haría sentir muy mal. No sé si eso es cuidar más o menos a la gente que me importa pero es que a mí me sale natural, no puedo hacer nada por evitarlo. Eso sí, es muy agotador!!!

El Impenitente dijo...

Bueno, ahí estás tú para saber dónde juegas. El que te pregunta para que le preguntes, el que sólo quiere audiencia y no interlocutores, el que te pregunta pero luego es ocultista con lo suyo, el que parece que te escucha y te hace sentir bien por ello aunque a saber qué estará pensando. ¿Amigos? Con cuatro cañas todos somos amigos. Qué digo amigos. Hermanos, hombre. Hermanos.

SisterBoy dijo...

Reina buen hallazgo La piel quemada, voy a publicitarla por ahí

3'14 dijo...

Me alegra que la hayas visto y más que te haya gustado. Ya me comentarás tus impresiones.

canichu dijo...

Por mucho que nos importe alguien eso no se demuestra con la sobreinformación sobre ese alguien. Me explico a la pregunta "¿por qué no me has preguntado por mis alergias cuando yo te pregunté por las tuyas?", efectivamente tiene tres lecturas, las que has hecho, a saber:

1.-que el propio egoísmo nos haga centrarnos sólo en nosotros, lo que deja poco o ningún espacio para la empatía.
2.-que no sea egoísmo, sólo que la pregunta cogiera por sorpresa o bien que el tema haya sido tan tratado o tan poco atractivo en ese momento, o bien tan obsesionante para la propia persona en su vida (el tema de al alergia en general), que no se caiga en la cuenta de que quizá la otra persona también tiene relaciones con el objeto de la conversación, en este caso la alergia.
3.-Que la otra persona quiera hablar de sí misma, por lo que usó una falsa diplomacia de interés por el otro para hablar de sí sin que se note que es él mismo quien ha puesto el tema de hablar de sí.

Como quiera que el egoísmo sólo se porduce cuando se pasa por encima de la otra persona para obtener un bien propio, sin importar el daño o perjuicio que se haga a conciencia de que se hace (definición de filósofos, pues de lo contrario el egoísmo no existiría pues si lo ejerciera todo el mundo no habría matiz diferenciador de qué y qué no es egoísmo), en esta conversación no veo egoísmo en la opción 1, mientras que en la opción 2, por lo maquiavélico de la conversación pudiera haberlo. Sin embargo, en cuanto a la falta de empatía, esta se produce cuando la mente se aproxima a ciertos tipos de psicopatía, si no en la psicopatía misma. No es el caso, creo, de que incurras o incurráis en un problema de este tipo.

A mi juicio ocurre que ante una conversación así con alguien de mucha confianza no siempre todas la conversaciones requieren de la sobreinformación, la mente d e ambos selecciona lo que prefiere hablar con la tranquilidad de saber que no debe estar atenta a cumplir determinados requisitos de cortesía en la conversación si no le apetece esa información, no porque no le preocupe, si no porque por una parte no cree que haya algo importante y porque se siente en confianza con esa persona. Sin embargo seguro que se ahondaron en otros aspectos de la vida del otro que no fueran las alergias, y de forma retroalimentada y mutua.

Por otra parte, la pregunta final del amigo puede ser en realidad una pregunta muy diferente a la escuchada, podría ser un toque de atención a la amistad. Por algún motivo podría creer que esta se resiente en algún aspecto y al preguntar "¿por qué no preguntaste...?" podría estar diciendo otra cosa diferente sobre la relación amistosa desde su punto de vista en ese momento, con ganas de solucionar lo que quiera que sea que le preocupa al respecto.

Pero sólo soy un ignorante en estos temas, lo mío es opinión, ni siquiera conozco el contexto. Saludos.

Anónimo dijo...

Igual no se ha molestado porque no le hayas preguntado por sus cosas ese día concretamente,sino que te lo ha soltado porque ya está quemado de que ocurra así siempre.
En mi grupo también tenemos una amiga que jamás nos pregunta qué tal nos han ido las vacaciones,los exámenes,el trabajo...cuando nosotros hacemos lo propio.Eso sí:a ella bien que le gusta largar.Se nota que da por supuesto que estamos deseando saber de ella, mientras que ni siquiera te dice nada cuando se te muere alguien,ni te felicita cuando te vas a casar o cosas así...sin embargo si no le haces una oda cuando te anuncia su boda se ofende muchísimo.
Igual es eso.

Pilar dijo...

Totalmente de acuerdo con la reflexión final porque, además, no siempre en la comunicación hay la misma necesidad, y los amigos están para descargar y también para oír! seguro que más de una vez te ha tocado estar de muda interlocutora...

Besicos, pi, me parece que andas de vacances, yo ya he perreado un rato y me reincorporo a la vida, llamada así cuando lo es menos.

Pereza reincorporarme!!!

Carla dijo...

Hola!
He llegado por casualidad a tu blog y me ha encantado lo que he leído :) Es genial el texto!
Saludos!

Redfield dijo...

al final todos tenemos nuestra forma de expresarnos y de buscar la forma de saber como están los demás... al igual que otro desvarío anterior soy muy cuidadoso al momento de hablar de mi ya que no todos tenemos las mismas experiencias de vida, ni las mismas creencias, ni las mismas formas de pensar... si lo piensas bien también, eso es lo divertido de la vida. gracias a dios todos somos distintos jajajajaja

saludos!
muy interesante tu blog, me gusto lo que escribes :)