miércoles, 10 de octubre de 2007

breathe me

Quien no tiene algún trauma no sabe con la suerte que juega. Hay traumas y traumas, hay quien pensará que todo eso es una estupidez freudiana, yo que tengo los míos propios a veces incluso me río de los ajenos, o me parecen de fácil resolución, es cómodo y sencillo verlo desde afuera, pero uno mismo debe tomar distancia y ser así como enfocar los suyos, estudiar las múltiples perspectivas que puede alcanzar una misma cuestión. Con ayuda de otra visión distinta a la que hasta ahora no le ha dejado profundizar porqué dolía, y le ha sometido a una tiranía, anclándolo irremediablemente, inmovilizándole y amordazando cualquier resquicio de sensatez que intentase exterminar lo absurdo del dominio de esa irracionalidad nociva que llega a afectar al transcurso de una vida, entorpeciéndola sin poder ser vivida con normalidad (contando que exista eso llamado normalidad)

Uno puede seguir poniéndose limitaciones y excluyendo un sinfín de cosas, ¿Porqué no? Hasta que se ahoga, llegado a un punto mejor optar por avanzar. Avanzar es superar todos esos inconvenientes afrontando ese problema. Mirar hacia el interior de uno y decidir de una vez por todas que seremos dueños de nuestras elecciones.



Letra y traducción.

5 comentarios:

Juan Cosaco dijo...

Vale, te sigo.

Juan Cosaco dijo...

El brillo solar merece ser visto, eso si, con las precauciones adecuadas; quizás el nuevo escrito te diga algo más claramente perceptible. A ese texto me refería con "te sigo".
A respirar profundo.

38 grados dijo...

lo traumático es que muchas veces no hacemos lo que indicas en tu última frase: ser dueños de nuestras elecciones.

No conocía tu blog. Con tu permiso, me hago seguidor tuyo.

Saludos graduales.

Zar Polosco dijo...

Toda mi adolescencia es un trauma que cargo con resignación. Mira que trato de reflejarla en espejos cóncavos para deformarla e ironizar sobre ella, pero no cuela, no.

Arual dijo...

Mi mayor trauma es ser yo misma día a día... en serio.