viernes, 26 de octubre de 2007

¿Conoces al Diablo?

Creía que estas frases sólo eran producto de series de intriga ideadas por macabros guionistas, pero la realidad supera siempre la ficción, cosa que a veces olvidamos. ¿Conoces al diablo? Así me asaltaba esta mañana de regreso a casa, después de una larga noche de trabajo, un individuo con aspecto desaliñado propio de los indigentes feligreses de la Iglesia de San Dionisio. Sucio y maloliente, con barba descuidada, andaba a zancadas balanceándose sobre sus cortas piernas. El tipo no era más alto que yo, o tal vez por el gélido frío del rocío su cuerpo encogido aparentaba mayor fragilidad de la que pudiera tener. Todavía la luz no era clara, algunas farolas permanecían encendidas, lo que daba a la estampa mayor siniestralidad. El tipo, que caminaba unos metros delante de mí, se giró abruptamente al bordear la esquina, agudizando el factor sorpresa por mi parte y provocándome un estado de alerta en el que, en estos casos, me paralizo y un escalofrío recorre mi espina dorsal, volviéndome gilipollas y reaccionando de la manera más imbécil. Siempre, minutos después de este tipo de suceso me maldigo por no haber dicho esto o lo otro y haber hecho lo opuesto a lo que me hubiera parecido mejor. El caso es que estamos en ese punto: él se gira agitando sus brazos como si de un visionario del holocausto se tratara y me grita mientras me clava su vidriosa mirada: ¿Conoces al diablo? Puedes conocerlo algún día. ¡Es un hijo de puta! A todo esto lo más que se me ocurre decirle es: Probablemente lo haga, algún día, como todos. Y acelero el paso, no sin antes sortear la barrera a su paso a dos metros de prudente distancia de él. Suerte que no se trataba de un callejón estrecho.

El resto de la mañana no he podido quitarme de la cabeza lo absurdo de la situación.
Caminaba en dirección al colegio de mi hijo mientras contemplaba el cielo dibujado por esas nubes grises, envuelta en una humedad que me calaba el frío hasta los huesos. Y joder, en esos momentos pensaba que ya puestos, no se estaría tan mal en el calor del infierno conversando con un viejo amigo que se lo ha sabido montar tan bien.

14 comentarios:

Hôichi dijo...

Yo creo que llegué a conocerle, no era mal tipo, pero tiene sus cosillas jejejejee

besotes

Zar Polosco dijo...

Desde que vi y escuché a Miguel Bosé cantar y bailar Don Diablo decidí consagrar mi vida a la búsqueda de la santidad.

EL CHICO GRIS dijo...

What's the frequency Kenneth?

Este mundo está lleno de colgaos. Lo mejor es evitarlos.

Yo al diablo me lo encontré en un cruce de caminos, como debe ser, me ofreció enseñarme a tocar la guitarra para alcanzar fama y demás, y yo le dije algo así como... y por qué no me das fama directamente. A lo que contestó que él hacía negocios, no milagros.

Saludos

38 grados dijo...

y tras preguntarte si conoces el diablo, dices que sólo aceleraste el paso???? Te aseguro que yo en tu lugar corro como un descosido...reconozco que soy un cagao, pero qué le vamos a hacer, a mi los tipos malolientes y que andan a zancadas me dan mucho miedo....

dexter dijo...

Qué gran video el Don Diablo de Bosé con ese coro de niños capitaneado por Pau... Paulina Rubio, no 3.15

Pleased to meet you hope you guess my name, uh, uh, uh, uh

Cinephilus dijo...

En mi último viaje a Turín la sombra del diablo se alzaba en más de un rincón de esa ciudad... Supe allí -confieso que no lo sabía antes- que es una de las sedes de la magia negra y una de sus plazas -siniestramente simétrica e hipnóticamente bella- es uno de los centros del culto demoniaco europeo... A veces, estas pesadillas me provocan sueños. O estos sueños me provocan pesadillas... La fascinación de los ángeles caídos, supongo...
Besos desde el purgatorio ;-)

SisterBoy dijo...

Si te hubiera dicho "¿Has bailado alguna vez con el diablo a la luz de la luna?" más te hubiera valido salir por patas.

Cinephilus hace tiempo que sabía la relación entre Turin y el Diavolo, estuve a punto de preguntarte por eso.

"Pienso que el diablo no existe, es un ser creado por el hombre a su imagen y semejanza" Tolstoi dixit

Arual dijo...

Escucha cien veces "Simpathy for the Devil" de los Stones y entonces empezarás a conocerlo... jeje!!

Y ya veo que Dext ha pensado exactamente en lo mismo!

Pilar M Clares dijo...

Pobre diablo...qué pena me dassssssssssss...
Pues no sé, me impacta más ese tipo lleno de angustia y provocación que la idea en sí del diablo, que siempre me pareció demasiado excéntrica como para asustarme. No tuvo gracia encontrarlo a esas horas, no.
Besico

Raquel dijo...

A mí también me han dao escalofríos imaginando la escena. Bah, no lo pienses más, el de Chico Gris es un buen consejo. Un beso, guapa

Maria Del dijo...

1-Si el Diablo es alguien que a cambio de un poco de felicidad te jode el resto de tu vida, si el aguien hermoso que sabe que hace, si es alguien con muy mala leche que disfruta viendo sufrir a los demas...si es alguno o todos estos, creo que conozco demasiados
2-Si alguien me sale con una fracesita de esas cuando vuelvo a casa con la resaca de trabajo echo a correr como el que vió al miedo
3-Avabo de ver el video del Bosé y estoy con ZAr Polosco, si así es el infierno, viva la santidad

Deku dijo...

Yo lo conozco. Vive conmigo.

Juan Cosaco dijo...

No hay duda, el diablo es una mezcla de Aznar, Losantos y César Vidal.
Es letal, te mata de la risa!
Salud! (y tengan cuidado ahí fuera)

vargtimen dijo...

Jo, lo mal que llevan algunos madridistas lo de que Luis Aragonés no lleve a Raul a la selección...