lunes, 29 de octubre de 2007

Cucurbita máxima

Los tiempos cambian. Suena a discurso de aquellos que se hacen mayores. Para bien o para mal, no entraremos a debatir sobre estas cuestiones. Cuando era una cría, las calabazas tenían diferentes significados para mí, más allá del literal del fruto en sí. Me viene a la mente los desplantes sentimentales, pero también los fracasos escolares y por descontado, el clásico entre los clásicos cuentos infantiles de La Cenicienta y su famosa carroza, con la que sin ella no habría podía llegar al baile que tan buen resultado para su futuro le tenía reservado, y todo gracias a una calabaza. Pero nunca se me hubiera ocurrido que pudiera ser un farolillo en forma de cabeza como objeto de decoración.

En mi vida he probado jamás la calabaza. Se que se prepara en pasteles, cremas y sopas, pero hasta hoy no había tenido ocasión de preocuparme seriamente en cómo cocinar este alimento. Pensaba que su interior sería más como una sandía, pero lo que me he encontrado es más similar a un melón. He leído por ahí que hay varios tipos, lo que tenía entre mis manos era bastante circular y de un color rabiosamente anaranjado, con una enorme cantidad de pulpa filamentosa que sujetaba una cantidad industrial de pepitas, y poca, muy poca, casi inexistente carne. Así que como las recetas que había hojeado hablaban todas de trocear a dados la calabaza, ahora tengo una fuente llena de algo que debe ser el interior de una calabaza pero de lo cual no se de qué se puede sacar provecho culinario. En la nevera está. No, tranquilos, no os esforcéis por aportar sugerencias. Mañana dispondré de todos los preparativos oportunos para una digna despedida de las entrañas de esta cabeza sin cuerpo que me acompañará en los próximos días.

A mí que eso de El día de los difuntos, porqué así se llama también al día de todos los santos, siempre me había dado cierto respeto, vamos, miedo. Tenía el absoluto convencimiento de que ese día era la fiesta mayor de los muertos y salían todos a darse garbeos sin molestarse en ser discretos y pasar desapercibidos entre los vivos. Más tarde crecí, que no madurar, y descubrí que para estar rodeada de fantasmas no necesariamente tienen porqué estar estos muertos.

Si mi mosqueo aumentaba, a medida que pasaban los años, por la cantidad de tradiciones que la globalización congregaba en un periodo de tiempo reducido como son las Navidades, con las imposiciones mediáticas inicialmente y posteriormente abarcando todos los campos de nuestras vidas, con Santa Claus y Papá Noeles conviviendo con mis añorados Reyes Magos, de los cuales claudiqué el año que me trajeron unos putos, y únicos, Juegos Reunidos Geyper que ni pedí, aparecía la figura de Halloween justo en la misma fecha que para mí, de toda la vida, había sido la Castañada (La noche del 31 de Octubre se celebra comiendo castañas, boniatos asados y panallets). Terror me causaba la idea indisociable de la película, pues a los muertos desatados añadimos a un psicópata con ganas de matar, no más asco-pena me producía la idea de tener que disfrazarme dos veces al año a falta de una. Los Carnavales tenían su punto, pero con el tiempo se me creaba una duda existencial difícil de resolver: ¿Tenía también que entrar a formar parte del paripé de confeccionarme un traje de bruja, fantasma sabanero o lo peor: niña gritona soltando la frasecita Truco o trato? No, no y no. No iba a sucumbir. Y mi casa no iba a adornarse con ridículas guirnaldas de murciélagos y espantosos esqueletos, ni mucho menos, tétricas calabazas con las que tener más de una desagradable pesadilla.


Pero sucedió.


El pasado jueves el padre de 3’15 le regaló una. Y una servidora ha tenido que vaciarla, hacer acopio de imaginación y dotarme de fe ciega para que, por una vez en la vida, las manualidades no fueran una de las múltiples cualidades de las que carezco. El resultado es este:


Lo se, en estos momentos es totalmente aplicable aquella frase de Groucho que decía: Estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros. Y es que, la ilusión que le hacía a 3’15 por tener su calabaza de Halloween bien merecía la concesión.

Y es que, como decía al principio, los tiempos cambian, por más que queramos aferrarnos a nuestro conservadurismo natural.

18 comentarios:

Juan Cosaco dijo...

Yes, darling, the Empire Strikes Back (y lo malo es que estrika en nuestras cocinas!!)
Por estas tierras también se ha instalado la fiesta jalouinera, pero algunos tenemos menos rendijas por donde puedan entrar los perros de tíndalos, jejeje
Pero te ha quedado genial de todas formas; espera... me recuerda a alguien... tiene cierto aire bonachón a Moratinos, jua jua
Salud!

38 grados dijo...

entiendo que por 3'15 hagas cualquier cosa, hasta disfrazarte de la diabólica Carrie, pero yo como no tengo ningún churumbel "jalouinero" (como dice juan cosaco), me niego a adoptar ninguna otra festividad que las que ya tenemos (que hasta incluso creo que son demasiadas...porque si contamos los dichosos días comerciales del papi y la mami...soy más partidario de besos que de regalos).
De todos modos, y al paso que vamos, cualquier día tu 3'15 te dirá: "mami, ¿no celebramos el día de acción de gracias?".
un abrazo.

3'14 dijo...

Es lo que tiene, Juan, que todo se pega menos la hermosura. :))

38 grados, ¿Ves? Ahí sí que me mantengo contracorriente: El día del padre y de la madre lo son todos los días, al igual que el de los enamorados y todos los que empiezan por el día ...

Supongo que, como decías en tu blog, lo único que permanece es el cambio, y bueno, las tradiciones también van modificándose, por el momento en casa lo único que ha llegado de Halloween es esta calabaza, sin mayor significado que, el de pasar un rato juntos para darle la forma final. Quizás, y no es por justificarme, casi mejor eso, que a fin de cuentas comporta pasar un tiempo madre e hijo haciendo una actividad juntos, que esperar ansiosos a las Navidades por el mero hecho de saber que se van a recibir un montón de regalos sin más. (con el tiempo aprecié y valoré el esfuerzo de mi madre por comprarme aquellos juegos reunidos)
También yo soy de besos y muchos abrazos :))

Maria Del dijo...

La calabaza ha quedado muy bien y tengo la solución para que no creas que has caído en la globalización de tradiciones con tendencia anglosajona, lleva a mini3´14 contigo el día de todos los santos al cementerio a llevar flores a quienes nos protegen y luego, a media noche, junto a la calabaza, recítale a don Juan o búscalo en la radio, que espero que lo siga retransmitiendo. El año pasado lo busqué por las cadenas de radio que encuentro en Internet, pero ninguna lo retransmitía tal vez en España lo sigan haciendo. Después no te olvides de decirle que no mire por la ventana o verá pasar la Santa Compaña. Si sobre las una de la mañana lo ves mirando de reojo la ventana con miedo, sabrás que el plan a funcionado y las tradiciones siguen teniendo la oportunidad de seguir vivas
Vivan los reyes magos y todo lo que ello conlleva

3'14 dijo...

Uff! Maria Del, que yo las tradiciones me las hago a medida.. jejeje.. no me suena nada de lo que me has contado... Ya te digo, por aquí lo que se lleva es comer castañas, boniatos y panallets. También lo de llevar flores a los muertos, pero el cementerio donde tengo a mis parientes me pilla un poco lejos y bueno, a mí me incinerarán, así que mejor las flores mientras pueda olerlas ;)
Además, los santuarios para el reposo eterno me parecen una aberración ( y me dan mucho yuyu) cuando hay quien está enterrado de por vida en pisos de 30 metros cuadrados.

Zar Polosco dijo...

Cualquier día de estos 3`15 mostrará una afición desmedida por el fútbol y, entonces, descubrirás un mundo nuevo y maravilloso.

Los padres educan a los hijos y los hijos educan a los padres. Es mejor no decir muy alto todo lo que aborreces pues es muy probable que tus hijos te hagan trocar constantemente digos por diegos.

Feliz día de acción de gracias. Y feliz cuatro de julio.

Hôichi dijo...

A mi es que lo de hallooween me parece una catetada, otra tradición yanqui más que adoptamos no sé porque. A mi la calabaza me encanta en tortillita. Y no tanto cuando se torna desengaño, pero bueno a eso uno ya está acostumbrado.

besotes

Arual dijo...

El pure de calabaza está riquísimo pero vaya por 3.15 lo que sea ya sabes, un besote para ti y otro para él!

dexter dijo...

¿No es verdad, angel de amor
que en esta apartada orilla
más pura la luna brila
y se respira mejor?
Este aura que vaga llena
de los sencillos olores
de las campesinas flores
que brota esa orilla amena
ese agua limpia y serena
que atraviesa sin temor
la barca del pescador
que espera cantando el día
¿ no es cierto, paloma mía
que está respirando amor?


Ayss, jaloguins, jaloguins...

Sett dijo...

Vaya,me sorprendió el final del relato.No pensé que pudiese hacerle ilusion aqui en Spain a alguien poner una calabaza yanki.En fin...
Recuerdo una vez en mi aldea,en casa de mis abuelos,cuando unos niños disfrazados de "Hayollen",con pintura blanca en la cara iban por las casas pidiendo pasta.Mi tia abrió la puerta y los largó a gritos,mencionando a todas las madres que puedan tener los americanos.Entre las frases,recuerdo algo como "primero santa claus,y ahora esto,es lo que nos faltaba,Halloween en España","y que no me entere que os acercais por aqui vestidos con esa pinta"


Yo tendria unos 10 años,y fue tal el trauma,que aun hoy en dia veo la fiesta de Halloween como algo asqueroso y nauseabundo.Bueno,por aquel dia,y por ver algun patetico capitulo de Sensacion de vivir o Salvados por la campana dedicado a esa fiesta,que todo ayuda.

Por cierto,Ya tenemos acertante de la III edicion del concurso.Un beso

vargtimen dijo...

Jojó, pero si tu calabaza tiene los ojos más separados que Sergio Rivero!

A mí no me llama mucho la atención disfrazarme ni nada de eso, pero la fiesta de Halloween me parece de lo más pintoresca vista en las películas. El año pasado dí una fiesta en casa con globitos en forma de calabaza que buscó una amiga y una calabaza decorada por un servidor. La calabaza a los dos días estaba pocha y mi piso estuvo apestando a hortaliza durante dos semanas.
Este año he optado por la calabaza de cerámica (a ver si luego pongo foto) y que de la fiesta y las pepitas se encargue otro.

elbé dijo...

¡Mecachis!

Voy a poner mis barbas a remojar, que cualquier día...

Juan Cosaco dijo...

yo lo que celebro es el día menos pensado
Salud!

Mari dijo...

I like it
me encanta tu última frase

"los tiempos cambian, por más que queramos aferrarnos a nuestro conservadurismo natural."

Pilar M Clares dijo...

Pues te ha quedado la mar de mona. Yo en la vida hice una, tengo la misma opinión que tú antes de la intervención paterna en los asuntos internacionales.

Sí te digo que de adolescente mi ilusión era visitar el cementerio en esta noche de muertos, traspasar la valla y ver qué piodía pasar en aquel sobremundo. Se intentó, pero el cague pudo más que la inquietud por el más allá. LO que nunca me faltó y procuro que no me falte es contar historias de ultratumba, eso me sigue gustando y lo respeto, vamos, más que a los pripios difuntos. Buena noche, y que not e pase ná.
Besos

3'14 dijo...

Zar, por el momento 3'15 no da muchas muestras de gustarle el fútbol... y no es por imposición materna, pues bien ha manifestado ciertos gustos totalmente contrarios a los míos, entre ellos todo el mundo Disney ehem...

Hoichi, lo mío eran las macrocalabazas de regreso del colegio, como las que arrastraban Zipi y Zape...

Arual, por 3'15 está claro que antes un pudin, una tarta o un bizcocho ;)

Sett, interesante historia de familia... recuérdame que si alguna vez te visito no olvide llevar mi traje de muñeira y las castañuelas :))

Vargtimen, dia 2 y la calabaza sigue en casa... pero tiene el aspecto de mi tataraabuela... del olor no me quejo, salvo por el olorcillo a chamuscado en la parte interna de la tapa (y eso que le hice tres agujerillos!)
El año que viene si 3'15 no muestra mayor interés ni cerámica ni hostias ;)

Elbé, eso, eso, tú sigue los sabios consejos del amigo Zepporro.

Juan, que bonito eso. Yo añado: celebro el día que me acuerdo.

Mari, no he tenido ocasión de darte un caluroso abrazo de regreso. Como ves, ya añadí a la lista tu nuevo escondite. Pero en cuanto a la frase, pues...me siento un poco cínica. Creo no conocer a persona más conservadora que yo en algunos aspectos... Y lo de los cambios pues... no siempre lo llevo tan bien. En lo que se refiera a mí, en los demás los celebro si así les va a ir mejor. Besos!

Pilar, pasé la noche trabajando, pero ¡no te lo pierdas! ¿Adivina quien estaba tumbado en un rincón junto a la misma fachada del centro en el que trabajo? El mismísimo que un par de días antes me asaltaba preguntándome por mis relaciones con el diablo... La noche no podía empezar mejor. Y no es una casualidad altamente probable, el centro pilla bastante alejado de la zona céntrica por la que suelen moverse los cuatro carrilas que extrañamente deambulan por esta ciudad, es que aquí somos tan limpios que hasta las aceras las tenemos libres de indigentes... Así que pensé: ¡Ya está!, está aguardando cola para entrar a conocer al diablo, ¡¡¡y este tiene Sede en mi trabajo!!!

Por otra parte, espero volver a encontrármelo. Bromas a parte, la noche empieza a ser fría y estaba desprovisto de cartones o cualquier otro material aislante de la humedad.

Pilar M Clares dijo...

jajajaj, buena, amiga, ahí vamos, el diablo está en los lugares más comunes, no hay que fiarse de quienes se quieren apropiar -vanidosos-de los males de los que ya se encargan, con ahínco, otros. Pero qué lista eres, niña.

Raquel dijo...

O en crema, Hôichi, mmm qué buena.