lunes, 1 de octubre de 2007

Se empieza haciéndose la cama

En los últimos 10 años tal vez se había hecho la cama unas 700 veces. Eso sin contar los cambios de sábanas, que era aproximadamente cada una o dos semanas, día que aprovechaba para ponerlas en el momento en el que iba a acostarse, luego pasado todo el día, tampoco contaban.
Esa mañana se levantó e hizo la cama. Con parsimonia y pulcritud. Estirando bien la ropa para no dejar arruga alguna. Midió con exactitud visual que las partes que cayeran por los bordes de la cama fueran proporcionalmente iguales. Ahuecó incluso la almohada.
El resto del día transcurrió como cualquier otro. Nada excepcional que diferenciara la jornada. Los detalles cotidianos se sumaban a las horas que acumulaba.
Al llegar la noche, abrió un frasco y fue tomando a pequeños puñados las pastillas que contenía hasta dejar el envase vacío. Fue a su dormitorio, abrió la cama y se acostó.
No.
Al llegar la noche, se estiró en el sofá y encendió el televisor. Miró a través de la puerta entreabierta de su habitación que desde su posición alcanzaba a ver y respiró con alivio, la cama estaba deshecha.

11 comentarios:

canichu dijo...

¡ahahahahahhaha! ¿y el resto del blog?

Juan Cosaco dijo...

Oye, si necesitas ayuda para deshacer la cama, ya sabes... llama.
No es por mi, es porque las pastis no molan nada.
Salud!

Pilar M Clares dijo...

Entonces qué, ¡me la hago o no me la hago?
Encontrar la cama hecha es un placer, pero deshecha no te digo que lo sea menos, invita al caos, que para ser cama no es mal ojetivo.
Besico

amelia dijo...

Siempre hay una buena razón,o mejor un sentimiento,para deshacer la cama o para ordenar un cajón...;o)

UNA FORTA ABRAÇADA!

Zar Polosco dijo...

Si respiró con alivio, bueno es, aunque hubiese pasado un tornado.

Natalia dijo...

La historia me deja un poquito...
con la mente embotada.
Este desvarío es de los buenos ;)
¿Sentirá alivio porque mañana hará de nuevo la cama? ¿porque las pastillas no han hecho el efecto esperado? al fin y al cabo un frasco de pastillas es un frsco de pastillas y todos sabemos las consecuencias de tomarse un frasco.
Quizá todo ha sido un mal sueño. Quizá sólo eran pastillas de menta, quizá mañana sí vuelva a hacer la cama... quizá...

rara, pero me ha gustado.
Un beso.

NaT dijo...

La anterior soy yooooo, tengo un problema con las cuentas mail, jajajaja

Arual dijo...

No entiendo nada...

El amigo de las tormentas dijo...

Oh my, oh my. Qué pasó con los anteriores posts? :( Seguramente puedas recuperarlos con la caché de Google.

Juan Cosaco dijo...

pi se ha arrepentido de escribir que no le gusta "funny games" y "la vida de los otros" y ha hecho seppuku en su blog?

elbé dijo...

Ayer precisamente hice la cama a media tarde sólo para acordarme de cómo era. Y sigo aquí, no hay porqué preocuparse.